jueves, diciembre 23, 2004

DIOS ES EL VIEJITO PASCUERO? O EL VIEJITO PASCUERO ES MI PAPÁ?

La verdad a mí nunca me mató creer en el Viejito Pascuero o Viejito de la Muerte. No se...quizás era demasiado inteligente para creer en ello.
Creo que también influyo en mí, que el maldito viejito, nunca me trajo lo que quería, si quería a HE-MAN, me traía al TÍO de HE-MAN o a su "padrastro" o al hermano no reconocido de HE-MAN de pelo negro y con canzoncillos rosados y un tatuaje a lo Cristián Castro en la espalda.

Traumas aparte, me da mucha risa que varios entendidos en la materia navideña, hablen de la esperanza de la navidad, del nacimiento de niño Jesús, etc...como el propósito de la navidad....pero los cabros chicos no les interesa tanto ese trasfondo, que mas que aportar, parece ser una justificación de los adultos.
Hay un argumento doble, sirve tanto para los que hacen los "regalitos" y tanto para los que compran los "regalitos". Es la manera bonita de explicar los endeudamientos y la pérdida de sentido de la Navidad.
Lo chistoso es que pareciera ser que la culpa es de los niños y los empresarios, que sacan ganancias de la navidad, (que también parecen niños…por lo contentos que se ponen al subir precios y pese a todo vender el triple) son los que fomentan el hermoso "espíritu navideño".
Empiezan a elevar "el espíritu navideño" finalizando noviembre, llenan nuestras calles y nuestros televisores de publicidad y se pasean caballeros de rojo, con barbas largas y muertos de calor, dando un discurso aprendido. Menos mal que antes están HALLOWEEN y FIESTAS PATRIAS, porque si no fuera por esto, empezarían con la fiebre navideña en octubre!!!

Pero esto es un preludio, hay algo detrás de la maquiavélica época diciembrera. Todo tiene que ver con la credulidad de nuestros pequeños. Pareciera ser que les atrofiamos el cerebro al inventar y contarles una historia tan estúpida, que hay alguien en el polo norte que trae regalos y es una especie de súper hombre que reparte regalos en navidad pero sólo a los niños buenos!!!

No será que la incredulidad que poseemos, una vez adultos, es producto de estas demenciales historias???
Lo trágico y casi satánico es que a veces confundimos a Dios con el Viejito Pascuero, y damos por sentado que ambos son falsos. Queremos creer que los regalos que recibimos no vienen de Él, y peor aún, que vienen de nosotros mismos.
¿No será todo un plan maestro para provocar una gran confusión inmisericorde en contra de la raza humana? La singularidad es que, aunque lo negemos, debemos creer en algo...

5 comentarios:

destacado dijo...

Mmmm estoy totalmente de acuerdo.
Pocas cosas me causan mayor repugnancia que el "Espíritu Navideño". A veces me pregunto si ese espíritu que se da vueltas el día de hoy no será un demonio.
Detesto cuando se habla que esta es una ocasión para la paz y el amor. Bueno, estoy de acuerdo que eso sea así, pero todo el año debiera ser así... no una cosa forzada que venga con el "combo plus" de consuma consuma consuma. Muestre su amor regalando.
Eso no me da paz ni amor.
Si creo que es un tiempo para reflexionar en lo que Dios hizo por nosotros, haciendose hombre de carne y hueso. Y demostrar nuestro amor por nuestro prójimo, dandoles lo mejor de nosotros mismos... Que triste si lo mejor de nosotros mismos es algo material y cuantificable en dinero.

Eso. Mi opinión es harto más larga.

kintun dijo...

Interesante... un poco confuso, pero remató bien, ja
Y tú, estás ayudando a cambiar la idea "Espíritu Navideño"?

Joy Thamm dijo...

Apoyo el comentario de la Yuly.....la crìtica por la crìtica no es muy constructiva, es importante saber tambièn què estamos haciendo nosotros para restaurar ese seudo espìritu navideño ...pero de todos modos ,excelente reflexiòn.

kintun dijo...

ya poh, actualiza tu blog

Cristián dijo...

La verdad es que el tema de la navidad es solo una excusa para tocar un tema de mayor preponderancia en la vida de los seres humanos....la credulidad o incredulidad...